Blog de Abogados | Actividades molestas en las comunidades de propietarios.
375
post-template-default,single,single-post,postid-375,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Actividades molestas en las comunidades de propietarios.

En el mundo del Derecho encontramos que no resulta imposible regular todos los supuestos que podemos encontrarnos en la vida real, por lo que las leyes nos dan unas directrices básicas que permiten englobar la mayor parte de casos. En el tema de las comunidades de propietarios, que tantos problemas implican dado que afecta a la vida cotidiana, nos encontramos con que esta ambigüedad es mucho más evidente, pues la ley intenta solventar, en 24 artículos, toda la problemática de estas comunidades.

Ello genera una gran inseguridad jurídica, al punto de que han sido los tribunales quienes al interpretar la ley han ido construyendo los huecos que la legislación nos dejaba vacíos.

Un claro ejemplo de ello está en las denominadas “actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas” a las que se refiere el art. 7.2 de la ley de propiedad horizontal. Tendremos nosotros que interpretar qué actividad resulta por ejemplo molesta. ¿Lo sería la música que toca un vecino? ¿A partir de cuántos decibelios? ¿Y si toca a cualquier hora, o solo si lo hace en horario de descanso? En definitiva, ¿qué se entiende que es molesto? Dependerá de la persona que lo sufre, por el motivo de la falta de regulación. Pero no debemos olvidar que enfrente encontramos el derecho de propiedad del vecino molesto. Y esto deriva en que prácticamente cualquier problema de vecindad genera la obligación de acudir a un juez que determine dónde está el grado que debe soportar el vecino, ya que difícilmente los implicados llegarán a un acuerdo en este tipo de situaciones que afectan tanto a su vida personal.

En consecuencia, encontramos que resulta necesaria una reforma de esta ley que la haga más específica, estableciendo por ejemplo y siguiendo con nuestro ejemplo los parámetros de decibelios soportables, los horarios de descanso,  y que al mismo tiempo acerque la misma a la realidad actual.

 

Sin comentarios

Comenta el Post