Blog de Abogados - Abogados en Sevilla
461
post-template-default,single,single-post,postid-461,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
objeto de segunda mano

Comprar un objeto de segunda mano con problemas

Con el auge de las app de compraventa de bienes muebles de segunda mano, muchas veces es difícil evitar que nos engañen, porque compramos cosas a distancia o no se puede comprobar que el objeto tenga un problema, al verlo o probarlo. En este último caso estamos ante los llamados vicios ocultos en los contratos de compraventa. A parte de la precaución previa de firmar al menos un sencillo documento de venta, para demostrar quién era el dueño, el precio que nos costó el bien y para protegernos de las consecuencias penales en caso que  nos estén vendiendo un objeto que sea robado. Por supuesto, el mero intercambio de objeto por dinero, lleva inherente el riesgo que no nos salga bien el negocio y no podamos hacer nada.

Por lo que vamos a centrarnos en el caso que hayamos firmado un documento de venta y aun así, cuando vamos a usar el objeto, vemos que tiene defectos que lo hacen inservible. Lo primero, es que tenemos que estar ante un vicio oculto y desconocido para nosotros, que a simple vista, o con una mínima comprobación no se pueda detectar, por ejemplo, compramos un televisor de segunda mano a un particular, lo probamos y funciona bien y nos lo llevamos a casa y cuando lleva 30 minutos encendido se apaga y hasta que no se enfría no vuelve a funcionar y siempre hace lo mismo. Este es un vicio oculto y grave, porque además el problema debe ser de tal importancia que haga inservible el objeto para uso.

El plazo para demandar al comprador por este problema es de 6 meses desde que se produjo la compraventa y en caso en que se demuestre el vicio oculto, el comprador puede elegir entre el desistimiento del contrato y la devolución del precio pagado o una rebaja del mismo, cuando sea posible. Siempre nos quedan los juzgados cuando el más vale prevenir que curar no es suficiente.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.