Blog de Abogados - Abogados en Sevilla
465
post-template-default,single,single-post,postid-465,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

De la mentira al odio, un camino sin retorno

Nunca me he posicionado políticamente, ni lo voy a hacer, soy ante todo una abogada profundamente demócrata, que conoce el derecho y se indigna profundamente cuando se miente de una manera tan ruin, aprovechándose del desconocimiento y las necesidades de la población, desviando la atención de la incapacidad de solucionar los problemas de los ciudadanos, hacia colectivos  que llegan a nuestro país huyendo del hambre y la necesidad.

Me preocupa profundamente, cuando determinados partidos políticos criminalizan a los inmigrantes, con mentiras y demagogia barata, porque no se nos olvide, así empezó un señor llamado Adoft Hitler, culpando a los judíos de todos los males de la población alemana, entre ellos  la falta de trabajo y ya sabemos cómo termino la historia, con 6 millones de personas asesinadas. Así que seamos serios con un tema tan sumamente delicado.

Corren por las redes sociales, videos o bulos, de que los inmigrantes pueden venir  fácilmente a España, que se les ayudara en todo y tendrán una paga o derechos que se nos quitan a los españoles, eso es una gran mentira.  Pero esto no es un artículo de opinión, es un artículo de derecho por lo que hablemos de leyes.

En España la población extranjera que llega a nuestro país, lo puede hacer de tres formas.

De manera legal, con los permisos de residencia y trabajo en orden, desde ese mismo momento tienen los mismos derechos que un español, menos el derecho a voto. Cuando digo los mismos derechos, estoy aclarando que no tienen más beneficios que los españoles, sino los mismos derechos. Pero seamos realistas, salvo que seas futbolista o tengas bastante dinero, los requisitos para obtener la residencia nada más llegar a España, son bastante complicados de cumplir. Algún listillo dirá, que abaratan la mano de obra, yo lo llamaría, criminalizar a la victima de explotación laboral. En nuestro país hay unos derechos laborales, un salario mínimo y unos convenios colectivos con unos salarios que son obligatorios de cumplir, y si a un inmigrante le pagan 400 euros al mes por una jornada de 8 horas, no es culpa del trabajador, es del empresario defraudador y para eso existen los inspectores de trabajo, para perseguir esas conductas.

La segunda manera, es mediante el derecho de asilo, son los llamados refugiados, vienen huyendo de  la guerra o la persecución en sus países de origen, son los únicos que reciben ayudas específicas de nuestro estado, ayudas a las que estamos obligados por La Convención Internacional de Ginebra firmada por nuestro país en 1951, esta convención no habla de inmigración, sino de humanidad.

Y el ultimo tipo de inmigrante, es el que esta de manera irregular, vaya por delante, que la inmigración irregular en nuestro país, está perseguida. El inmigrante es expulsado en caso de ser detenido, y el empresario que contrate a un trabajador sin documentación legal, es procesado penalmente.

Todas las ayudas públicas en nuestro país, tienen como requisito tener residencia legal en España, a lo único que tienen derecho estos inmigrantes es a la asistencia sanitaria y escolarización de los menores, pero siempre con el riesgo que los pillen y los expulsen.

Así funciona el derecho en nuestro país. La verdad nos hará libres para decidir y opinar.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.